Saltar al contenido
La Guía del Perro

 Episodio 13 Lindos recuerdos

Arco XII: Sus deseos

Episodio 13 Lindos recuerdos

Chloe no podía mantener la boca cerrada. Su pulso latía muy rápido como si su corazón se estrujara suavemente. La pequeña criatura en sus brazos era pequeña y suave. Era tan menuda que costaba creer que fuera un zorro.

Actuó con cautela, como si el zorro estuviera a punto de desmoronarse. Su pelaje era suave y sus orejas estaban constantemente erguidas. Chloe le acarició el lomo con un toque muy cuidadoso. Y tocó la frente del zorro con suavidad.

La pequeña criatura entrecerró los ojos al sentir el toque de Chloe de una manera agradable.

“Kang. Kang. Kang Kang”.

Como si rogara por más caricias, el zorro, que constantemente frotaba su cara contra Chloe mientras lo sostenía en sus brazos, finalmente se quedó callado ante su gentil caricia.

«Demasiado…  Es tan lindo. ¿Verdad?»

Dijo, incapaz de apartar los ojos del zorro.

«Sí.»

Alexandro tampoco puede soportar a este zorro del desierto porque es muy lindo. Mientras Chloe estaba rascando la nuca del zorro, escuchó una voz grave por encima de la suya.

«Sí, eres tan linda…»

Chloe acarició frenéticamente al zorro y luego, de repente, levantó la cabeza. La estaba mirando. Ella hizo contacto visual con él, pero no era una mirada tan pesada o difícil de manejar como antes. Chloe respondió con una sonrisa.

«Entonces, ¿al Archiduque le gustaría abrazarlo también?»

«No gracias.»

Chloe no sabía cuánto tiempo había pasado porque estuvo jugando con el zorro por un tiempo. El zorro siguió revoloteando alrededor de Chloe incluso después de que ella lo dejó ir. Ella dedicó por completo su mirada en el zorro. Al final, los dos se quedaron despiertos toda la noche charlando sobre varias cosas.

Ella no podía apartar los ojos del animalito. Y él no podía quitarle los ojos de encima a Chloe.

Después de tomar una siesta en su cuartel, el zorro había desaparecido en alguna parte. Pero Chloe no se decepcionó. Después de todo, los zorros eran animales salvajes.

Estaba feliz de poder crear recuerdos agradables con un zorro tan lindo, aunque solo fuera por una noche.

***

Habían pasado más de quince días desde que dejó el territorio del Vizconde Arehan. El tercer estado al que pronto llegó fue el del Marqués Robert.

El hijo del Marqués Robert, el Vizconde Damian Robert, a quien se le había otorgado el título antes, era un noble solitario que todavía se desempeñaba como un hombre soltero debido a la fuerte influencia de su padre y madre.

Chloe terminó su carta a Jorge y finalmente escribió la fecha en el exterior de la carta.

‘Han pasado unos tres meses desde que comenzó la ceremonia’.

El tiempo pasó como un relámpago. Frente al paso del tiempo, reflexionó sobre los días que habían pasado por un tiempo.

‘Lindos recuerdos.’

Chloe miró a Alexandro, que estaba sentado medio acostado en una posición cómoda frente a ella. Todavía estaba leyendo un libro.

El Archiduque ya no era un caballero temible. Ni Evan, ni Chris, ni ningún otro caballero ya les tenía miedo.

No han cambiado, y tampoco ella ha cambiado. Aunque nada había cambiado, Chloe ya no les tenía miedo.

‘¿Es porque compartimos mucho tiempo juntos?’

El hecho de que pudiera pensar en ello como un buen recuerdo el hecho de vagar por todo el Imperio que había destruido su país, en compañía de los caballeros del país enemigo era divertido para ella. Además, ella misma era el último miembro de la familia real que en ese entonces vivía en el Palacio Real.

Pero los últimos tres meses que sintió eran claramente buenos recuerdos.

Primero pasó un tiempo en un establo mientras trataba a Howl y Xanthos, cuando el caballero Rohan comió un jabalí en secreto y fue deshonrado por las consecuencias de eso, las ropas vergonzosas que recibió del Castillo del Conde Rambud, las incursiones de los bandidos, y yendo juntos a ver la luna llena durante el festival.

El tiempo que pasó ha sido realmente genial. Las cosas que ella pensaba que eran realmente terribles finalmente habían terminado. No hay felicidad sin olvido.

‘Al principio, realmente no quería venir’.

De haber huido, tras su primera aparición en el establo. ¿Habría sabido que el Archiduque era tan buena persona si ella misma no hubiera participado en este viaje? ¿Podría haber conseguido amigos sólidos como Thomas y Trigger de quedarse o fugarse miserablemente?

‘Me pregunto si podría haber vivido toda mi vida sin odiarlo…’.

Sabía muy bien lo difícil que es odiar y estar receloso de alguien. Chloe trató de no odiar a los demás por su propio bien.

Sin embargo, si no hubiera participado en la ceremonia, podría haberlo culpado eventualmente por convertirla en una esclava de guerra. El viaje al que estaba preparada para ser aterrador resultó no serlo tanto.

Después de todo, Beatrice no era el nombre que debería haber tenido. Y es cien veces mejor ser la doncella del Archiduque que ser la esposa de Gilbert.

El mismo Alexandro le gustaba. No ocultó su favor en absoluto a su físico y personalidad alucinantes.

‘De todos modos, todas las personas guapas son homosexuales’.

Era una pena que no le gustaran las mujeres, pero lo sabía, aunque a él le gustaran, ella no habría sido su objetivo.

Chloe estaba convencida de que si hubiera sido un hombre al que le gustaban las mujeres, no habría tenido nada que ver con ella.

Por muy bueno que fuera con ella y la cara dulce que ve todos los días, ella sabía muy bien que entre ambos había un abismo tan ancho como el cielo y la tierra.

Uno era el hombre más noble del Imperio, y la mujer era una esclava traída de guerra. Además, ahora estaba ocultando su identidad. Y sobre todo…

‘Es demasiado llamativo’.

No sé cómo es posible que exista alguien con tal apariencia, pero no es de extrañar que las mujeres parezcan seguirlo una tras otra donde vaya. ¿Qué sería de ella si se les interpone? Si se enredaba con él, sería conocida en todo el Imperio y llevaría una vida muy problemática.

Además, escuchó que su padre era una persona muy «grandiosa». Duncan Graham también fue famoso en Elpasa. Siendo un hombre de una familia tan prestigiosa no le extrañaría que su madre o su padre vinieran con los ojos bien abiertos y la instigaran para separarse de él.

Sería una suerte que me diera dinero y simplemente me dijera que rompiera.

‘… O podría matarme sin siquiera un rastro para los ratón o los pájaros carroñeros’.

Entonces Chloe se rió de su exceso de imaginación.

‘Lo siento imaginación mía. No está interesado en las mujeres en absoluto… Aunque incluso ya es lo bastante bueno estar tan cerca del hombre que todas quieren pero no pueden tener de todos modos…’

«¿Lo escribiste todo?»

Cerró el libro sin terminar de leerlo ya que vio que la mano de Chloe dejó de moverse.

«Sí.»

Alexandro siempre revisaba sus cartas. Miró muy de cerca. Anteriormente, pensó que podría haber sido porque sospechaba, pero no parecía que esa fuera la razón. Le entregué la carta y miré su expresión, pero todavía tenía un rostro desconocido.

Como siempre, Chloe, pensando que él le habría dicho primero si hubiera alguna incongruencia con su carta, dejó de mirarlo y se sentó.

Eventualmente terminaron durmiendo juntos en el cuartel del Archiduque. Misteriosamente él supo que a Chloe le gusta la manta de piel de tigre. Y la dejó en el suelo para que la usara en vez de su bolsa de dormir. Ella se negó, pero no pudo detenerlo.

Como resultado, los dos nunca obtuvieron ni una hora para estar separados. Estaban siempre juntos, excepto cuando ella estaba lejos de él para comprar cosas o comer, y cuando él participaba ocasionalmente en la reunión de los Caballeros Templarios.

Chloe se sentía realmente cómoda con él ahora, al igual que con Thomas o Trigger. Así que trató aún más de no arruinar la cálida relación que tenían de doncella y amo.

Chloe prometió no olvidar su relación amo-esclavo, incluso si fuera él mismo quien lo propusiera. Pero fue muy difícil. Porque en realidad a Alexandro no le importaba su relación amo-esclavo con Chloe.

En otras ocasiones la trataba como una joven noble, y en otras ocasiones le hablaba como a una vieja amiga de mente abierta.

Así que ahora ella

“¡Hoy otra vez! ¿Vas a hacer ejercicio hasta tan tarde?”

Se queja con él porque entrena todos los días,

«¿No podemos cenar un poco más temprano esta noche?»

Sabía que ahora le preguntaría a él primero las cosas que pensaba,

«Ugh. Creo que esta comida es un poco extraña».

Incluso habló con franqueza sobre sus propios gustos y pensamientos.

Alexandro tuvo una gran influencia en su transformación. Trató a Chloe de manera muy deliberada y ligera. Incluso bromeó con ella diciendo que su presencia reservada no encajaba con su personalidad hiperactiva. Esto hizo que Chloe se sintiera más cómoda hablando con él.

Fue un gran cambio para ella. Pero Alexandro aún no estaba satisfecho.

Solo se sintió un poco más cómoda con sus palabras, pero sus acciones reservadas aún estaban allí. Todavía, según su opinión, ella salía corriendo de su cuartel como si huyera, y parecía igualmente asombrada en las ocasiones cuando él se colocaba en silencio detrás de ella.

Sobre todo, ella nunca se acercó a él. Siempre se mantuvo un paso o dos atrás.

Pero no tenía prisa.

De hecho, a él no le importaban en absoluto sus sentimientos aprensivos o su actitud temerosa. No importaba lo que Chloe pensara de él o quién le gustara.

Solo mirarla fue suficiente para que Alexandro sintiera todas las emociones que quería obtener de ella.

***

El castillo del Marqués Robert era espléndido. Su propiedad estaba tan bien organizada como estaba previsto, y la ciudad estaba animada. El joven Vizconde puede tener sus propias circunstancias, pero todos parecían estar felices con eso.

Los caballeros y su grupo llegaron a las puertas del Marqués Robert, recibiendo una gran bienvenida por parte de los lugareños. Las puertas ya estaban abiertas. Fue un pasaje donde pude entender perfectamente la intención del señor local de dar la bienvenida a la ceremonia.

El Vizconde Damian Robert, el hijo mayor del Marqués Robert, era un hombre alto y apuesto, contrariamente al rumor de que era un viejo solterón.

‘¿Pero por qué no ha consumado su boda todavía?’

De hecho, su apariencia y matrimonio no tenían nada que ver con ella, pero los rumores que había recogido de los Caballeros Templarios decían que él era extremadamente incompetente en esa área.

Chloe observó desde atrás cómo los vasallos y los miembros de la familia del Marqués terminaban de saludar a Alexandro y Evan.

Estaban llenos de pretensiones, pero sus rostros parecían dar la bienvenida a los caballeros con sinceridad. Mientras tanto, Chloe accidentalmente hizo contacto visual con el Vizconde Damian Robert.

Ella rápidamente bajó la cabeza y evitó sus ojos.

‘Debe ser por este atuendo’.

Cuando Chloe entró en la propiedad del Marqués, sacó otra vez el conjunto morado y se lo puso. Alexandro le dijo que no le importaba si no quería ponérselo no tenía que hacerlo, pero Chloe pensó que debería hacerlo por el Archiduque.

Incluso en el castillo del Vizconde Arehan, actuó como un talismán repelente de invitados no deseados. Nadie se atrevía a llamar a la puerta de su dormitorio.

Las doncellas y sirvientes del Vizconde Arehan la miraron y solo murmuraron, pero cuando vieron a Chloe caminar a su lado, rápidamente volvieron la cabeza.

Muy consciente de su tremendo efecto, pensó que podría tolerar tanto por el bien del Archiduque si con eso le daba paz.

***

«Estos son los frac del Príncipe, y esta es su ropa informal».

Chloe confió a la criada del Marqués Robert la ropa del Archiduque. Cuando terminó su explicación a la sirvienta, mientras las arreglaba una por una, y la miró, la sirvienta, que también la estaba mirando penetrantemente, se sobresaltó y dejó caer la ropa de sus manos. 

«¿Estás bien?»

Chloe recogió rápidamente la ropa que se le había caído y la devolvió a la doncella.

“Es posible que no puedas llevar todo esto, lo llevaré por ti”.

Entonces respondió la criada, sonrojándose mucho las mejillas.

«Oh, ¿puedes hacerlo, por favor?»

Chloe se sintió incómoda, pero de todos modos no tenía nada que hacer, así que agarró la ropa y siguió a la doncella hasta la lavandería del castillo del Marqués. A pesar de ser ella misma una criada, estaba inquieta por alguna razón.

Mientras caminaba por el pasillo del castillo, la miraba por nada y dejó caer la poca ropa que llevaba con demasiada frecuencia. Chloe tuvo una extraña sensación.

Las otras sirvientas que conoció en el pasillo también tenían ojos extraños al mirarlas pasar. Nunca hubo miradas hostiles, pero sí muy intensas.

Observaron a Chloe de pies a cabeza y, a veces, desviaron la mirada primero porque sus rostros se sonrojaban por nada.

‘¿Por qué están haciendo esto?’

Cuando doblamos la esquina, llegamos a un pasillo tranquilo donde no se podía ver a ninguna criada o sirviente. Chloe siguió a la doncella con la mente más relajada.

Entonces se dio cuenta de que la criada se retrasó y con cautela se le acercó y se paró muy junto a ella.

«Yo… Disculpe, pero ¿puedo preguntarle solo una cosa?»

La doncella ni siquiera me miró a los ojos con su rostro aún ruborizado.

«Ah, sí. Claro».

Y le hicieron una pregunta que no había imaginado.

«¿Cuánto tiempo han estado saliendo ustedes dos?»

«¿Eh?»

Ante la repentina pregunta de la doncella, sintió como si un sonido de metal saliera de su garganta. Chloe relajó los  hombros, se aclaró la garganta y volvió a preguntar.

«¿Qué quieres decir?»

Luego volvió a decir la doncella con su voz secreta.

«¿Cuánto tiempo has estado saliendo con el Comandante de los Caballeros Templarios?»

***

Chloe no sabía qué tipo de expresión tenía cuando regresó al dormitorio. Todavía sentía sus orejas arder. Se cubrió ambas mejillas con las manos. Su cara estaba acalorada.

Era cierto que asumió el papel del amante del Archiduque, pero cuando escuchó estos rumores masculinos con sus propios oídos y los comprobó con sus ojos, su rostro pareció arder de vergüenza.

Cuando Chloe escuchó la pregunta de la doncella y en medio del sonrojo no pudo responderle, la mujer, en su emoción, se dirigió a las habitaciones de las doncellas cercanas. Las otras sirvientas también estaban descansando en el dormitorio.

“¡Kyaa!”

“¡Oh, Dios mío, eres el cochero!”

Y algunas incluso gritaron cuando vieron a Chloe. Fue un grito feliz como si hubiera conocido a la celebridad de sus sueños. Y Chloe perdió la cabeza desde entonces.

“Escuché que originalmente eras un niño noble, ¿es cierto lo que dicen, que el Comandante de los Caballeros te ha secuestrado?”

“Fue secuestrado, secuestrado por su amante. ¡Ohh! ¡Es el escape del amor!”

“Oh, ¿así que ustedes dos se conocieron realmente en un establo?”

“Se dice que aún eras joven cuando eso pasó, ¿es eso cierto?”

“¿El Comandante de los caballeros está haciendo un buen trabajo contigo?”

“¡Si el Comandante de los Caballeros te engaña, lo perseguiremos hasta el infierno! ¡No te preocupes!”

“¡Te queda tan bien esa ropa! ¡Amo lo bonito que te ves!”

“¡Siempre los estaré animando a ustedes dos!”

Frente a Chloe, que no puede decir nada porque su rostro está muy rojo, las criadas incluso le mostraron un libro que están leyendo y relataba su amor eterno. El título del primer libro era “Establo secreto”.

No pudo abrir el libro aunque lo acaba de recibir, por lo que la criada le dijo que podía quedárselo y le mostró el segundo libro de la saga. El título era «El establo del amor».

Las criadas se pusieron a su alrededor y hablaron en voz alta. Chloe no pudo decir nada.

Realmente parecían creer firmemente que la relación del ‘niño cochero’ y el Archiduque era tal como en los libros. Me pregunté cómo sabían sobre mí y el Archiduque de antemano, pero Chloe no podía abrir la boca fácilmente.

Ciertamente están malinterpretándolo, pero al Archiduque le gustan mucho los hombres. Chloe no pudo decir una palabra para corregirlas.

Entonces una criada me dijo.

 “¿Tienes algún plan de ir a la ciudad?”

Confundida, Chloe quería alejarse rápidamente. Sin embargo, la criada le contó una historia que fue bastante atractiva.

Anterior / Menú / Siguiente

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: