Saltar al contenido
La Guía del Perro

Episodio 8: Me asegurare de salvarte

Arco II: Alexandro Graham

Episodio 8 Me aseguraré de salvarte

Conocía los efectos del descanso. El aire fresco y el clima suave del jardín cambiaron su estado de ánimo.

Sin embargo, no dejaron de hablar de medicina mientras paseaban por el jardín de flores. Empezaron de nuevo sin darse cuenta. A veces como chicas parlanchinas, a veces como médicos más serios que nadie, las dos tenían una nueva conversación cada vez.

Entonces, de repente, Jorge se encontró con un médico que pasaba y le preguntó cómo estaba Evan.

«¿El subcomandante todavía está dormido?»

Confirmó que durmió bien, pero seguía siendo un anciano precavido que quería volver a comprobar.

Después de recibir la confirmación de que estaba durmiendo bien, Jorge volvió a ponerse de pie y le explicó el incidente a Chloe, quien estaba escuchando la historia a su lado.

“Si un caballo salta en el lugar con una persona a cuestas y se golpea la cabeza contra un árbol, esa sería suficiente causa de muerte”.

“Qué lástima”.

«Sí, pedí chequearlo por un tiempo, por lo que probablemente será ejecutado la próxima semana».

Pidiendo echar un vistazo al caballo, Chloe se inclinó.

“Ahora que ha salido el tema del caballo, tengo que irme. ¿Has visto alguna vez un caballo tan famoso?”

Chloe recordó el caballo que Gilbert montaba cuando era Princesa y se tomó un momento para elegir una respuesta.

“Ah… Acaso, ¿no te va bien con ellos?”

“No, si he visto caballos nada más, siento que son las criaturas más hermosas que conozco”.

Chloe podía sentir el afecto por el caballo del que hablaba Jorge. Hablando del subcomandante, probablemente era uno de los caballos más famosos del Imperio.

Los dos se dirigieron hacia Martha con los caballos. La distancia eran tan grande que tenían que viajar en un carruaje desde la enfermería hasta Martha. Jorge sugirió que subieran juntos al vagón, pero Chloe dijo que se sentaría adelante con el cochero porque había muchos ojos viendo.

Los privilegios que Jorge le dio casualmente eran demasiado poderosos. Entonces Chloe había recibido todos los privilegios, pensando que nunca podría vivir como un esclavo normal.

Mientras discutía sobre medicina con Jorge, el Vicepresidente y el vizconde, en la sala médica, cuando regresó a las dependencias de los esclavos, sintió una incomprensible sensación de separación.

Entonces, aunque haría otras cosas, quería vivir sin olvidar que todavía era una esclava.

‘Vamos a reconocer mi posición’.

Si vivía su vida con vanas expectativas olvidaría lo más importante, ella era una esclava.

Además, era esclava prisionera de guerra, algo que nunca podría cambiar. Sabía que tenía que fingir que no era una esclava y no conocía nada más divertido para hacer que eso.

‘No me haré ilusiones que no se harán realidad’.

Ella sólo quería lo que le dieron. Sin embargo, lo único que hizo con Jorge en la sala médica fue su propia codicia intransigente.

Su cama incómoda y sus comidas insípidas no la hacían infeliz. Incluso si no lo hiciera, no cambiaba el hecho de que era una persona afortunada.

‘Vaya…’

El cochero los bajó a un establo colosal. Sus ojos se abrieron como platos, nunca había visto un establo tan grande. No solo el tamaño era grande, sino que las instalaciones también eran muy buenas.

‘El caballo vive mejor que yo.’

Salió una sonrisa. Y mientras seguía al carruaje que la guiaba, vio un caballo negro que había caído en un espacio más lujoso y espacioso y sangraba por la nariz.

«¿Es este el caballo del accidente?»

El caballo exhaló doloridamente como si estuviera exhausto. Y su nariz goteaba sangre. Cuando Chloe lo vio así, sintió pena por él. Desde el momento en que nació, fue usado, y luego abandonado para morir. Era tan lamentable.

Además, como decía Jorge, los caballos eran muy bonitos. Aunque no tenía ojos para reconocer un caballo de sangre, este corcel por si solo ya un espectáculo para la vista.

Aunque apenas podía mantener los ojos abiertos en un estado miserable, su brillante cabello negro le decía que era una obra maestra. La figura era similar a la de una perla negra.

“Creo que es un caballo muy bueno, pero no se ve bien”.

“Verás, solo hay una montaña fuera de la capital. Se llama Nalsuwan, y se dijo que le hizo beber agua del arroyo de la montaña. Creo que comió algo malo en esa montaña”.

«¿Una montaña?»

«Sí. Se llama Monte Nalsuwan, pero es un lugar al que los plebeyos no pueden entrar porque hay muchas plantas venenosas. Por alguna razón, no hay muchos animales grandes allí».

«¿Fue prohibido el ingreso porque había mucho veneno…?»

A Chloe le sonaba extraño. Elpasa era más montañoso que los llanos, pero no había lugares donde el acceso estuviera prohibido por plantas venenosas. Las montañas en sí era un lugar útil para la gente.

Jorge vio su rostro desconcertado y condujo a Chloe por ese camino hacia el monte Nalsuwan.

El monte Nalsuwan, en las afueras de la capital, no estaba muy lejos. Al llegar en una hora más o menos, comenzaron a observar los pastos de las montañas. Chloe no pudo evitar sorprenderse.

¡Todo se trataba de hierbas medicinales! Dios, ¿cuánto dinero perdido aquí?

Había muchas plantas que no se ven comúnmente en Elpasa. Desde el punto de vista de Chloe, había muchas rocas, pero ni siquiera era una montaña alta, y era una colina plana con solo mucho follage.

«Subjefe, ¿puedo subir a la cima de la montaña y echar un vistazo?»

«Tengo que irme ahora. Pero puedes hacer eso si quieres. Pero debes volver pronto.”

Jorge sabía que Chloe no haría nada imprudente como huir o hacer algo así, pero lo instó una vez más a regresar. Era sin excepción la pena de muerte si un esclavo se daba a la fuga.

«Lo tendré en cuenta.»

Había pasado mucho tiempo cuando bajé de la montaña, mirando todo el camino.

El conductor, que la había estado esperando todo este tiempo, se enojó y le preguntó por qué llegaba tan tarde. Cuando dijo que regresaría sin ella solo si llegaba 10 minutos después, Chloe se disculpó rápidamente. Estaba furioso porque esperó medio día frente a la montaña por una esclava.

«Una niña merodeando esa montaña prohibida todo el día, ¿has perdido la cobardía por la muerte?»

Cloe no pudo evitar disculparse. Ella también era baja, y su estatura en sí misma era pequeña. También se cortó el cabello para que, sin importar la edad que pareciera, aparentara ser una joven de 20 años.

Chloe, sentada detrás del cochero, agarró silenciosamente el dobladillo de su manga. Entonces, una voz ominosa sonó.

«No te sientes demasiado cerca».

«Sí.»

Se tardaba una hora en llegar desde las afueras de la capital hasta la mansión Kufihit, donde se encontraban las dependencias de los esclavos.

‘Si me distraigo demasiado, podría dejarme atrás’.

Decidió que no le importaba lo que dijera el cochero.

***

El caballo escupió dolorosos gemidos, apenas tratando de levantarse de su asiento. Nunca olvidó la mano que siempre la había acariciado cálidamente. Al ver su rostro amistoso y tratar de levantarse para acercarse a él, su caballo se tambaleó y, finalmente, volvió a colapsar.

El nombre del caballo era Howl.

«Ábrelo».

Podría haber argumentado que era peligrosa si alguien más lo hubiera ordenado. Pero fue el Archiduque Graham quien dio la orden. Su atmósfera arrolladora, que parece ganar aunque luche con su cuerpo desnudo, ya sea contra un caballo o un tigre, hizo que los entrenadores obedecieran sin oponerse.

Alexandro acarició suavemente la cabeza de Howl. Howl se movió lentamente, como respondiendo con un movimiento de cabeza, disfrutando de su toque.

Su propio caballo, Xanthos, era el potro nacido de Howl. Howl y Alexandro tenían una relación profunda. Los dos crecieron pasando su infancia juntos.

Desde el día que nació Alexandro, Duncan ha estado hablando de él como el próximo Emperador. Desde que nació, tenía un poder incondicional y no tenía muchos amigos con los que pudiera abrir su mente.

Aunque Howl no podía hablar, era su buen amigo. Alexandro, que no fue querido por sus padres, y Howl, que fue vendido de niño y perdió a sus padres, descubrieron que se necesitaban mutuamente.

A la edad de diez años, montó a Howl. Y cinco años después, experimentó la guerra por primera vez. En el campo de batalla donde estaban juntos, Howl fue alcanzado por una flecha y permaneció allí durante un mes. Le agradeció y se disculpó con Howl.

Así que a partir de entonces entrenó más duro y trató de hacerse más fuerte. Tuvo que volverse más fuerte en el campo de batalla para defender las cosas que amaba. Afortunadamente, Howl pudo volver a correr sin problemas.

Quería volver a montarlo, pero incluso si no tuviera nada malo, no podría montar un caballo defectuoso como Comandante de los Caballeros Templarios. Entonces, a partir de entonces, Alexandro cabalgó sobre Xanthos, el potro de Howl.

Pero Howl seguía siendo un caballo favorito. Evan sintió pena porque Howl esperaba por él todos los días en el establo Martha, por lo que decidió montar a Howl él mismo. Así Alexandro podía verlo a menudo, y Howl también podía volver a correr, por lo que eran un grupo de dos. Evan también amaba a Howl, diciendo que era un caballo leal y excelente que salvó al Archiduque.

A Alexandro se le rompió el corazón al ver a Howl, que siempre corría feliz, colapsar por el agotamiento.

‘Pero él no puede ser salvado’.

Howl fue el caballo que derribó a su amo. Además, el dueño era Evan, no él mismo. Si ordenaba que salvaran a Howl en su lugar, no sería bien recibido entre los caballeros.

Alexandro acarició la melena y el cabello de Howl durante un rato. Era su amigo que iba a estar muerto la próxima semana.

«Vendré de nuevo».

Se levantó de su asiento. Les dijo a los entrenadores que cuidaran lo que le gusta porque Howl no puede comer bien ahora. Quería que comiera lo que quisiera, incluso en el camino de regreso de ver a Howl. Sus pasos eran pesados.

‘Solo cosas desafortunadas suceden en la capital’.

Alexandro quería irse de la capital lo antes posible.

***

«Entonces, ¿quieres decir que hay muchas plantas medicinales que son mortales para el ganado pero beneficiosas para los humanos en el Monte Nalsuwan, pero la gente no lo sabía y prohibió que el paso a la montaña?»

Chloe pensó en el monte Nalsuwan toda la noche. Mientras contemplaba el hecho, se convenció. Estaba segura de que el caballo comió hierba de póquer.

Recordando los ojos de obsidiana del caballo, fue la primera en salir del dormitorio y esperar a Jorge.

«Sí, es cierto. Pero esto es solo mi suposición. De lo que estoy segura es del veneno que comió el caballo».

«¿El veneno que ingirió el caballo?»

«Sí. La hierba de póquer desorienta cuando la comen los animales de cuatro patas, se dan la vuelta y mueren desangrados. Y la hierba de póquer crece principalmente en áreas húmedas, y vi plantas de póquer en plena floración a lo largo de los arroyos en el monte Nalsuwan».

Jorge miró a Chloe con expresión curiosa.

“Sí, el subcomandante impidió que Howl pastara, pero es posible que haya estado pastando junto al arroyo sin que lo notaran. Pero ¿cómo se puede curar, hay antidoto?”

“Hay una piscina de desintoxicación”.

«¿Puedes conseguirla?»

«¡Sí, puedo conseguirla hoy y dársela de comer al caballo!»

Chloe dijo que podría hacerlo con una cara brillante. Jorge le dijo que llamara al cochero de inmediato para que la llevara a la montaña Nalsuwan. Ella se despidió alegremente y salió de su habitación médica como si estuviera huyendo. La espalda confiada de Chloe hizo sonreír a Jorge.

‘¿Logrará salvar a Howl?’

Jorge también pensó que Howl era demasiado precioso para morir. Y Evan era un buen caballero con un corazón generoso.

Evan también podría reconsiderar matarlo si supiera que Howl había sido envenenado y que podría volver a correr cuando estuviera sano.

‘No volvería a montarlo, pero no sé si lo acogerá. Tendré que preguntarle a Evan’, pensó Jorge con seriedad.

***

«¿Estás aquí de nuevo?»

El cochero era el mismo hombre de ayer. Se quejó, preguntando si tenía que ir a esa montaña de nuevo. Chloe se disculpó por causar problemas y se sentó detrás de él y se dirigió a Nalsuwan.

‘Es demasiado lamentable.’

Chloe sintió una profunda simpatía por el caballo. Habría disfrutado de su libertad corriendo por los verdes prados, pero se estaba muriendo en una jaula. No había nada malo con él por lo que tuviera que morir.

Además, el cochero le dijo que antes de que el caballo muera por si solo, primero deben matarlo. Significaba que el pecado de dejar caer a un noble maestro de su espalda solo podía pagarse con la muerte.

‘Los derechos de un noble en este mundo están más allá de la imaginación’.

Ella lo sabía mejor que nadie. Chloe también tuvo que renunciar a sus amigos, su hogar y todo por orden de ellos, e incluso casarse, lo cual no quería.

De hecho, en el momento en que miró a los ojos negros del caballo, Chloe pensó que sus situaciones no eran del todo diferentes.

La mirada exótica de ojos marrones oscuros y cabello oscuro que parecía lo suficientemente negro no eran comunes. Le dijeron que gente similar estaba en algún lugar, pero Chloe nunca había visto a nadie con el pelo negro como ella.

No era nuevo ver que la usaban y la tiraban a conveniencia. Era exactamente así en Elpasa.

‘Black, me aseguraré de salvarte’.

Chloe prometió con una expresión triste en su rostro.

‘¡Espérame!’

Tan pronto como llegó al monte Nalsuwan, se dirigió frenéticamente hacia la cima de la montaña. En su memoria, era como si ayer hubiera visto una flor de ancla en el segundo pico de la montaña. Le tomó menos de dos horas subir a la cima. La flor ancla que Chloe estaba buscando estaba allí.

‘Debería traer mucha’.

Sabía cuánto necesitaba para alimentar a un cerdo o a un perro, pero en realidad no sabía cuánto cuantificar porque no trataba mucho con los caballos criados por los aristócratas. Pensó, entonces debería tomar todo lo que pueda.

‘Por ahora, tomemos tantos como podamos’.

Chloe, pensando en su propósito, se concentró en arrancar las flores del ancla. Cuando arrancó las hojas y recogió las hojas, era una cantidad bastante grande.

Sin embargo, más tarde se dio cuenta de que había venido con demasiada prisa y que no había traído ni una sola bolsa para las flores de ancla.

Chloe decidió usar su último recurso.

Los pantalones son muy útiles.

Es feo, pero decidí ponerlo en mis pantalones y llevarlo conmigo. Nadie nunca le preguntó por qué estaba usando pantalones siendo mujer, probablemente por la forma en que estaba haciendo su trabajo.

Era muy activa, así que tuvo la suerte de poder escoger pantalones y ponérselos en vez de vestido.

Anterior / Menú / Siguiente

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: