Saltar al contenido
La Guía del Perro

¬ŅQu√© tengo que hacer para que mi perro me obedezca?

obediencia del perro

La mayor√≠a de las personas afirman que los perros son creados para obedecer a sus amos. Por eso se los considera el mejor amigo del hombre. Sin embargo, la obediencia no es una cualidad innata en los perros. Por eso es importante ense√Īarles a obedecer los comandos para que sepan de qu√© manera deben comportarse.

En realidad, el entrenamiento de obediencia se crea para imponer control sobre los perros. Estos amigos caninos deben saber quién es el maestro y quién es el seguidor.

Con todas las ense√Īanzas de la ciencia y el cerebro notable del hombre, se crearon las pautas sobre el entrenamiento de la obediencia en los perros. Todos estos est√°n inclinados a ense√Īar a los perros c√≥mo obedecer √≥rdenes simples a complejas y c√≥mo comportarse adecuadamente.

Sin embargo, el concepto de adiestrar a los perros sobre c√≥mo obedecer puede variar seg√ļn el estilo, el equipo que se use o los principios que se implementen. Sin embargo, todas estas cosas se centran en hacer que los perros obedezcan a sus amos.

La pregunta es: ¬Ņc√≥mo los entrenadores o estos conceptos hacen que los perros obedezcan a sus amos? ¬ŅCu√°l es la raz√≥n que subyace a la idea teniendo en cuenta el hecho de que los perros no son humanos que pueden entender l√≥gicamente por qu√© tienen que obedecer?

Lo que la gente no sabe es que solo hay dos claves para que sus perros los obedezcan:

Consistencia y compasión.

La consistencia es extremadamente importante en cada programa de entrenamiento. Esto se debe a que, como se mencionó anteriormente, los perros no son pensadores lógicos. Esto significa que no saben y no entienden por qué tienen que obedecer o qué quiere su maestro de ellos. Por eso es importante hacerles saber las cosas que deben hacer y las cosas que no deben hacer.

De esta manera, las personas deben ser consistentes al distinguir las cosas que deben hacerse y las que no son apreciadas.

Por otro lado, la compasi√≥n es necesaria para ense√Īar a los perros a obedecer porque no son como los humanos que inmediatamente entender√°n lo que est√° mal o lo que est√° bien. Esto significa que las personas deber√≠an ser un poco m√°s pacientes al ense√Īarles a los perros a obedecer para que se ganen la confianza del perro.

Hay casos en los que los entrenadores se impacientan después de repetir un comando varias veces. Al final, tienden a lastimar al perro. A su vez, el perro se lastima y ya no puede confiar en su entrenador.

La conclusión es que los perros no son humanos y no se comportan como humanos. Es por eso que entrenarlos para que obedezcan necesita más tiempo, más paciencia y más comprensión por parte de las personas que conocen mejor.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: