Saltar al contenido
La Guía del Perro

Episodio 35: La ropa del sastre

Arco VII: El comienzo del malentendido

Episodio 35 La ropa del sastre

No se perdió un solo día de escribir y Chloe tampoco quería saltárselo. El Archiduque parpadeó y señaló la silla y el escritorio preparados. Se estaba secando el pelo con una toalla. De hecho, era algo que ella tenía que hacer como sirvienta, pero él estaba acostumbrado a hacerlo solo.

Como si fuera una molestia usar más ropa, el cuerpo, vestido solo con los pantalones, se movió con paso firme y recogió el vino del escritorio. Cada vez que se movía, los músculos de la parte superior de su cuerpo se movían juntos, como si estuvieran vivos.

Alexandro recogió su libro favorito con vino. Leyó hasta que las esquinas se desgastaron, y aunque lo leyó una y otra vez hasta ser capaz de memorizar el contenido, cuando leyó este libro, pudo encontrar la paz en su mente. Se acostó cómodamente en la cama y comenzó a leer.

‘¿Es la misma persona aterradora de esta mañana?’

Parecía una escultura romana, pero Chloe sintió una extraña sensación de déjà vu. Su apariencia pacífica, tan diferente de cómo había masacrado a los ladrones antes, me hizo pensar que en realidad eran dos Archiduques diferentes.

Alexandro tampoco pudo concentrarse en el libro hoy. Fue por el caballero Wyler con el que él y Chris se encontraron cuando salían del valle después de bañarse.

Sabía que había otros ojos mirándolos. Naturalmente, pensó que era uno de sus caballeros y trató de pasar, pero Chris lo confundió con un espía y lo atrapó corriendo como si hubiera visto algo que no debía ver.

El valle en el que se encontraban estaba un poco lejos del grupo, así que me pregunté cómo sabía nuestra ubicación y si nos seguía por alguna otra razón.

Wyler dijo que también quería darse un baño, pero que ya se había limpiado la sangre cuando lo encontraron. No podía dudar de los caballeros de los Caballeros Templarios así como de los integrantes de la ceremonia, así que lo dejó ir, pero no tuvo más remedio que sentirse incómodo por el presentimiento que invadía sus pensamientos.

Alexandro miró las letras del libro sin sentido, luego miró a Chloe. Su doncella también estaba hoy concentrada y ocupada escribiendo su carta. Anteriormente, se le estaba tiñendo la cara de un carmesí brillante, por lo que pensó que sufría algún dolor o fiebre repentina, pero cuando piensa en ello, parece haberlo hecho porque estaba de pie desnudo frente a ella.

Riendo, comenzó a mirar a Chloe de nuevo.

Cuando la batalla con los bandidos ocurrió repentinamente antes, ella estaba temblando con todo su cuerpo como al borde de la locura. Además, parecía no estar familiarizada con el olor de la sangre.

Asumía que era normal estarlo porque era una chica joven que nunca había visto a nadie morir o matar. A todo esto, dejó de suponer que su doncella era médica.

‘Debe ser difícil de manejar todo esto para una niña’.

Cuando participó por primera vez en la guerra, también tenía pesadillas y estaba disgustado por la terrible devastación de vidas humanas como carne de cañón.

De hecho, esa fue la razón por la que se lavó en el valle y regresó al cuartel.

Tenía miedo de que la criada, que no podía hablar correctamente mientras temblaba con todo su cuerpo antes, se pusiera violácea cuando lo viera cubierto de sangre nuevamente. Nunca hizo un trabajo problemático porque se preocupara por alguien, pero hoy lo hacía porque deseaba poder hacer que esta pobre chica se sintiera más cómoda a su alrededor si pudiera.

Pero, al contrario de lo que le preocupaba, la niña fue valiente y escribió una carta como de costumbre e incluso le dio las gracias. Aunque debía estar cansada, la forma en que estaba inmersa en escribir cartas parecía demostrar un extraordinario sentido de la responsabilidad.

No lo expresó con palabras, pero pensó que estaba orgulloso de la niña. Llevaba ropa harapienta, pero sus ojos y su poder mental eran mejores que los de cualquiera de los nobles en cualquier posición gerencial.

Ahora que lo pienso, ¿por qué no se pone la ropa que le regaló el sastre?

«¿No obtuviste ropa del sastre?»

Ante la repentina pregunta del Archiduque, Chloe levantó la cabeza. Parecía un aristócrata rico, leyendo un libro en la cama con una botella de vino a su lado sin siquiera ponerse la camisa, como si fuera un joven príncipe libertino.

«Ah, esa ropa».

Confundida por su pregunta, ella respondió rápidamente.

«Eso es… algo ocurre con la ropa».

Cerró el libro y miró a Chloe como si le dijera que hablara hasta el final. Él siempre esperaba pacientemente que ella terminara su discurso, con o sin su insistencia.

De hecho, sus ojos azules eran más aterradores que cualquier otra palabra suya, pero Chloe pensó que era por consideración del Archiduque que debía explicarse.

“… Si uso esa ropa, creo que el Archiduque se sentirá incómodo.”

«¿Qué quieres decir?»

Alexandro no podía entender de qué estaba hablando Chloe. Aquel sastre no era tan bueno como los sastres profesionales de la capital, pero le hizo ropa bastante decente.

De hecho, es porque la ropa que hace Aaron es de excelente calidad, pero el sastre del Conde Rambud también era bastante bueno. Pero ella fue y le dijo que no le gustará la ropa, así que no podía entender por qué todavía insistía en usar esa ropa andrajosa.

«Es decir…»

Al final, la ropa de Chloe traída ante el Archiduque que tuvo que verla en persona fue un shock en sí misma.

La ropa de hombre, bordada con mariposas y flores con hilo dorado sobre una luminosa tela color lavanda, era lo primero de su tipo que había visto en su vida.

‘No, esto es algo que…’

Nunca sería algo de lo que una mujer dispondría. Era un vestido que nadie usaría, ni siquiera las mujeres, porque usaba demasiados colores explícitos, pero definitivamente era ropa masculina para niños afeminados.

No pudo decir nada. Este estilo de ropa obviamente sería usada por niños que se acostaban con los nobles.

‘Después de todo, incluso el Archiduque se sorprendió con esa ropa’.

Chloe, que sostenía su ropa con vergüenza, miró al Archiduque. Se quedó sin palabras. Sin embargo, sus ojos, que se habían sobresaltado un poco, de repente comenzaron a entrecerrarse y curvarse como dos medias lunas. Entonces sus labios dibujaron un suave arco, mostrando sus dientes parejos.

«¡Jajaja!»

Él sonrió con entusiasmo. Cuando sonreía, su hermoso rostro se veía tan sublime como el de un príncipe de cuentos de hadas.

‘También es capaz de reír’.

Chloe miró fijamente su rostro sonriente, incapaz de apartar los ojos de él.

‘Esa es una cara muy bonita’.

Si sonríe así, ¿qué tan bueno sería si sonriera al menos un poco más?

Por lo general, era muy frío e inexpresivo. Ya era un hombre grande, y su expresión hacía más difícil para ella hablarle.

No estaba segura de lo que le resultaba tan divertido, pero el Archiduque todavía no podía dejar de reír, se levantó de su asiento, se cubrió la cara con la mano y se encogió de hombros, aun reía a carcajadas.

No tenía idea de cuánto tiempo había pasado desde que se había reído así.

‘Ahora lo entiendo.’

Empecé a comprender lo que el Conde Rambud había entendido mal y la razón de porque me dio tal consejo tan fuera de lugar. Y podía adivinar vagamente qué tipo de respuesta podría haberle escrito a mi padre, Duncan.

El Conde Rambud fue lo suficientemente honesto como para darle consejos. Seguramente habría escrito lo que vio. De repente recordó el rostro aterradoramente serio de Duncan.

‘Interesante’.

De repente, Chloe, que sostenía la ropa estúpidamente, me llamó la atención. Con sus manos pequeñas, piel blanca y rasgos faciales delicados, era claramente una niña a sus propios ojos.

‘A primera vista, parece un niño’.

Detuvo su risa y miró a Chloe.

«En el futuro, cuando ingreses al castillo de siguiente señor, asegúrate de usar esta ropa».

«¿Eh?, ¿esta ropa?»

Chloe preguntó sorprendida. Si asiste al Archiduque con este tipo de ropa, definitivamente la considerarán la amante del Archiduque.

«Sí.»

No sabía en qué estaba pensando el Archiduque, pero tenía que hacer lo que le decía.

‘¿Cuánto hablarán cuando vean así?’

Ya estaba preocupada por la forma en que la gente la mirará.

Alexandro consideró que Duncan continuaría ordenando a los lores que lo sirvieran irracionalmente por la noche, como hizo con el Conde Rambud.

También consideró que se sentía más cómodo durmiendo bajo el malentendido de que tenía un gusto especial por su mismo género en lugar de ser molestado en su habitación por extrañas en medio de la noche. Pero la razón principal se encuentra en otra parte.

‘Es una pena que no pueda ver la cara de mi padre en persona’.

Sonrió en silencio y volvió a sentarse. Ya no me importa nada de lo que pasó hoy. Después de mucho tiempo, tenía un corazón ligero. No necesitaba alcohol para dormir esta noche.

***

«Lamento haber respondido a la invitación del señor tan tarde».

El Marqués Candel Burnett respondió al gordo con una pequeña sonrisa generosa. El pequeño hombre obeso parecía viejo. Sin embargo, sabía que recientemente había llevado a su hija, y sus dos esposas ante la iglesia al mismo tiempo para contraer nuevamente matrimonio.

Tenía algunos herederos con la edad necesaria para dirigir la familia, incluso ya poseía nietos y nietas, sin embargo no contento con sus actuales esposas, sumó un tercer matrimonio. Sin duda era un hombre muy codicioso para su baja estatura.

“¿De qué estás hablando, jaja? Es un honor que vinieras a mi humilde boda”.

El hombre gordo era el Marqués Gilbert Logan, que gobernaba el exiliado Reino de Elpasa como una finca a las afueras del Imperio. El Marqués Burnett fue el único noble presente en su boda. La boda fue tan lamentable que ni siquiera podía llamarse ‘ceremonia’. Dijo que era para no enfadar al pueblo herido de Elpasa con festividades exageradas, pero Burnett supuso vagamente que no quería gastar mucho dinero en una boda que no parecía que fuera a ser algo duradero.

“No puede evitarse. Creo que fue lo más correcto ante la posible rebelión de tu pueblo que esto pudo haber ocasionado. Incluso si eres el señor de estas tierras, en primer lugar está tu gente, al final las revueltas internas son las más complejas”.

El Marqués Burnett revivió deliberadamente la historia de la rebelión con una cara indiferente. Palabra que en la atmósfera actual del Imperio, era un tabú que ni siquiera podía mencionarse en la capital, y menos en el Palacio Imperial. Observó la reacción del Marqués Gilbert Logan, sosteniendo la taza de té sobre la mesa.

“Sí, supongo que lo es. Además, me es imposible entrenar a ningún soldado para mi armada personal…”

Gilbert frunció el ceño involuntariamente. Trató de ocultarlo, pero estaba revelando sin darse cuenta su disgusto por este asunto.

El Marqués Burnett rápidamente capturó el cambio en su expresión. Se entretuvo saboreando el té en su taza por un momento mientras observaba a Gilbert con ojos fríos, dejó la taza en silencio y preguntó.

«¿Alguna vez has conocido en persona al Duque Duncan Graham?»

Así como él, también había muchos nobles que habían sido expulsados de la capital sin nunca haberse reunido con Duncan. Incluso si fueran directamente a la capital, se desconocía si lograrían encontrarse en una audiencia privada. Después de que Burnett llamó deliberadamente a Duncan ‘Duque’, corrigió sus palabras nuevamente antes de que el bajito Gilbert pudiera decir algo.

«Oh, que mente la mía, ahora que lo pienso, ya debes haberlo conocido en la ceremonia de concesión».

Pero la expresión de Gilbert pronto se tornó oscura.

“No, el otorgamiento de títulos… Me lo dio su sirviente. Estaba demasiado ocupado… Dijo que no podía verme por el momento».

Al recordar la vergüenza que sintió en ese momento, Gilbert arrastró los dientes. Su mano gorda dejó la taza de té vacía con brusquedad. No causó un escándalo, pero hubo un sonido de choque que resonó en toda la habitación. El Marqués Burnett sonrió suavemente para sí mismo.

‘Finalmente lo encontré’.

Él era la persona que quería. Solo el Duque Joachim Carlsberg, fue el único en este Imperio que se atrevió a hablar en contra de Duncan Graham. Sin embargo, él mismo era un miembro de la familia Graham que había estado involucrado en el golpe de Estado de Duncan para tomar el Palacio Imperial. Y su finca estaba muy lejos de la capital.

Sin embargo, el hombre frente a él estaba gobernando los territorios junto a los suyos. Estaban completamente en contacto y en una correlación ‘cordial’. Y sobre todo…

‘Tiene una causa’.

El Marqués Gilbert Logan fue el ex primer Ministro de Elpasa y esposo de la fallecida Princesa Beatrice.

‘Sin embargo, traicionó a Elpasa y eligió convertirse en un Marqués dentro del Imperio’.

Y ahora estaba en un estado de inconformidad y ansiedad. Es más…

«No importa cuán ocupado esté, Su Majestad nunca me mostró su rostro, no importó cuántas veces visité el Palacio Imperial, la respuesta siempre fue la misma».

Gilbert, con una expresión de insatisfacción en su rostro, murmuró mientras recogía una de las galletas que había preparado con el té.

‘Perfecto.’

Lo miró con admiración por un momento, preguntándose si era la persona que Dios le había enviado para ayudarlo. Entonces Gilbert rápidamente subió la mirada y le acercó la galleta en su mano.

“Oh, no me malinterpretes. Sé muy bien lo ocupado que está Su Majestad. Solo… Es solo que, después de tener a Elpasa, me siento triste porque parece que me descuidan demasiado… Pero solo puedo agradecerle por su generosidad y gracia”.

El Marqués Burnett observó en silencio la cara regordeta que mantenía una sonrisa miserable en su rostro, escupiendo mezquinas excusas sin descanso.

“Bueno, sé lo ocupado que está. Probablemente tendrás que acostumbrarte. Su Majestad solo se comunica con los nobles que viven en la capital, por lo que si estás tan lejos, tu territorio no es más que una colonia que le paga impuestos.”

«¿Qué?»

Gilbert miró al Marqués Burnett con expresión de sorpresa. Un comentario atrevido que fue completamente inesperado salió de él. Para los nobles del Imperio, Duncan Graham era un ser temible del que ni siquiera se atrevían a pronunciar su nombre. Sin embargo, Gilbert no podía creer que hubiera un Marqués que pensara así.

«Es verdad. La mayoría de los señores que viven lejos de la capital probablemente se sientan de la misma manera. Sin embargo, por miedo, nadie puede hablar oficialmente. El Duque Antenor, que se casó con mi prima, también decía eso a menudo”.

“En realidad, cuando vivía en Elpasa… No tenía idea de que Duncan Graham fuera una persona tan influyente. Pensé que una vez que el Imperio estuviera unificado, seguramente colapsaría en medio de una guerra civil… ¿Qué diablos está haciendo el Emperador para no notar todo este agravio a los señores?”

“El Emperador no es alguien influyente en absoluto. Lo mismo ocurre con los templos. Desde que Duncan llegó al poder, el templo ha sido completamente ignorado”.

Solo estaban ellos dos en el salón, pero Burnett acercó su cuerpo a él como si le contara un pequeño secreto. Y susurró.

«Además, hay rumores de que el Emperador ya está muerto».

Los ojillos sobresaltados de Gilbert se abrieron como platos y su boca se ensanchó. Después de ver el dramático cambio de expresión frente a su nariz, Burnett estalló en una pequeña sonrisa.

“No hay nada extraño en ello. ¿No sabes cómo entró en el Palacio Imperial? Incluso los nobles que murieron en la capital son demasiados como para pasar desapercibidos. Si sales de su favor, mueres instantáneamente”.

Después de hablar en voz baja, miró los ojos de Gilbert. Como si estuviera en estado de shock, su rostro entumecido no mostró signos de enderezarse.

Anterior / Menú / Siguiente

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: