Saltar al contenido
La Guía del Perro

Episodio 15: Ansiedad

Arco III: Pecado y Castigo

Episodio 15 Ansiedad

“El Archiduque nunca me conoció. No podía permitirme el lujo de ser cortés.”

Clara se apoyó en sus brazos y habló con una voz supremamente sensual, como si derramara su cálido afecto. Pero la voz que le respondió era fría.

«Entonces tampoco esperes cortesía de mí».

Estaba un poco decepcionada con su respuesta más contundente de lo que esperaba, pero pensó que su calidez podría derretir cualquier cosa, hasta el hielo más frío. Sus manos pasaron por su cintura y abdominales y tocaron su pecho seductoramente.

«No trataré a la Señorita como una dama noble».

Él, que todavía sonaba frío y no respondía a sus caricias, de repente agarró a Clara y la arrojó sobre la cama.

«¡Ahhh!»

Clara, sorprendida por el repentino cambio de actitud, miró al Archiduque. Parecía un gigante cuando yacía inmóvil sobre la cama y lo miraba hacia arriba. Se subió a la cama y encerró a Clara debajo con los brazos.

Rápidamente captó la situación y envolvió sus manos alrededor de su cuello, intentando besarlo. Pero el Archiduque volvió la cabeza y se negó a aceptar su beso. La autoestima de Clara se ofendió, pero sacudió la parte superior del cuerpo para besarlo nuevamente. Pero él evitó abiertamente los labios de Clara.

Luego la agarró por el cuello con una mano hosca y la empujó hacia la cama. Clara se sobresaltó por el Archiduque, quien de repente la trató con demasiada fuerza, pero ella no pudo hacer nada más que luchar contra su maldito poder.

Ningún hombre la había tratado de esa manera, y nadie más podría hacerlo.

Cuando los ojos fríos del Archiduque se encontraron con su mirada, ella comenzó a despertarse de su ensueño.

Se murmuraba que él vive siempre en la guerra, con sed de sangre, y hoy ella llegó a la habitación del diablo por sus propios pies y lo sedujo descaradamente. Al enamorarse de su hermoso rostro, los rumores sobre qué tipo de persona era los hizo a un lado. Pasó por alto que era el tipo de hombre al que todos temían.

Al leer el horror que apareció en el rostro de Clara, Alexandro retiró la mano que había presionado su cuello.

Clara pensó que el Archiduque había cambiado de opinión, por lo que se levantó lentamente. Pero estaba equivocada. Él la agarró por ambos tobillos y tiró de ella hacia abajo sin consideración.

«¡Oye!»

Clara, sorprendida, dio un breve grito, pero las acciones del Archiduque detrás de ella la dejaron en estado de shock. Le arrancó bruscamente el vestido mientras lo llevaba puesto. El vestido se rasgó como un trozo de papel en sus manos.

Su ropa interior quedó expuesta en un instante y rápidamente se cubrió los senos con las manos. Pero el Archiduque le agarró ambas manos con una de las suyas y las enlazó sobre su cabeza. Luego agarró su pecho bruscamente con la otra mano. Uno de sus senos emergió fuera de su ropa interior en el retroceso. Ella tembló de vergüenza.

«¡Déjame! ¡Cómo te atreves a tratarme así! ¡Suéltame ahora mismo! Pon esto… ¡Kyaaaa!”

«Ruidosa.»

Él frunció el ceño y le dio la vuelta. Luego le presionó la cabeza hacia abajo y tiró su cara contra la almohada.

“¡Ahhhh! ¡Basta!”

Él la movía de un lado a otro como una pelota en su mano. No pudo soportar el insulto, con su cuerpo volcado en un instante y su rostro enterrado. Ella luchó con su cuerpo para escapar, pero debajo de su cuerpo continuó haciendo gestos sin sentido como una mariposa atrapada en su red.

Alexandro agarró su pelvis y la levantó para que se apoyara a cuatro patas en la cama con las rodillas. Levantando sus caderas manteniendo su cara enterrada en la almohada, Clara se dio cuenta de lo que él estaba tratando de hacer.

De hecho, Clara pensó en él varias veces y se consoló. Pero nunca había pensado en sufrir una relación así. Antes que nada, ambos eran nobles.

Sabía que ningún noble tenía una relación tan indiferente de esta manera con una dama. Le han dicho que los hombres se desgastan y realizan estos actos salvajes solo con las rameras de los burdeles, en busca de un tipo diferente de diversión por la noche que sus esposas no les pueden dar.

‘¡Cómo se atreve…!’

Pero el Archiduque no parecía ir en broma y, sobre todo, Clara planeaba casarse con él por arreglo. Ella se convertiría en su esposa de modo que no podía ser tratada como una puta. Ella sería de él, obviamente, pero solo con la intención de tenerlo como su diversión de una noche.

Sin embargo, no pudo permitirse el lujo de pensar más. Sus manos levantaron el vestido hasta su cintura. Su lugar oculto fue revelado, cubierto solo por su ropa interior. Sin embargo, rasgó incluso su ropa interior sin margen de maniobra. Sus deliciosas nalgas estaban expuestas. Como si no bromeara, agarró una cadera y la sacudió tan fuerte que le dolió. Luego, con la otra mano, golpeó la otra nalga con un gran ruido.

«¡Plaff!»

Escocía horrendamente. Clara tembló en estado de shock. Vino audazmente a su dormitorio para seducirlo, más no llegó aquí con la intención de ser violada. Ella lloró por su insoportable humillación. Pero su cara estaba enterrada en la almohada, por lo que no podía decirlo.

El cuerpo de Clara temblaba. Cuando escuchó un lloriqueo en su oído, Alexandro se detuvo de inmediato. Luego saltó de la cama y la agarró por la cintura.

«¡Oye! ¡Qué estás haciendo ahora…!»

Atrapada por sus manos y cintura como una muñeca, no podía entender lo que estaba pasando. Se movió y la levantó como un hombre con un saco liviano a cuestas, y no le dio tiempo a que recobrara el sentido.

Mientras el caminaba, sosteniéndola a su lado, como última consideración, la bajó al piso frente a la puerta de entrada y desdobló hasta el piso el dobladillo de su vestido que había sido levantado. Su cuerpo se tambaleó ante su toque brusco. 

Clara no podía ni levantarse del suelo porque le temblaban las piernas. Su rostro manchado de colorete también estaba desordenado con sus lágrimas. De cualquier manera, se inclinó hacia atrás y la miró a los ojos y dijo.

“Si me vuelves a ver.”

“Uhhh…»

«Entonces no te trataré ni siquiera como mujer».

Sus ojos llenos de lágrimas, llenos de miedo, miraron al Archiduque.

«¿Entendido?»

Su voz se mezcló con la presión de él exigiendo una respuesta precisa y bajo la imposición en sus ojos, asintió con la cabeza frenéticamente. Pensando que Clara aprendió la lección, abrió la puerta y la sacó a rastras. Ella iba tambaleándose como si cayera bajo su áspera mano, su guardaespaldas parado fuera de la habitación se sobresaltó y la levantó.

«Lleva a la Señorita a casa».

Luego cerró la puerta de golpe y volvió a la cama. El olor de una mujer mezclado en el aire permaneció en sus fosas nasales. Era tan insoportablemente desagradable que le dolía la cabeza. El frío que hiciera afuera era mejor que este agobiante ambiente, inmediatamente se levantó y abrió la ventana de par en par. Un viento frío sopló a través de su cabello y entró en el dormitorio.

No sabía exactamente quién era ella, pero supuso que era Clara, la única hija del Duque Bandoras, por la forma en que actuaba tan atrevidamente, y los accesorios que Aaron le había dicho que siempre usaba en sus manos y sus oídos.

En otro momento ella podría haber sido cortada con un solo movimiento de su cuchillo por entrar a su dormitorio sin su consentimiento. Consideró que estaba siendo condescendiente consigo mismo.

***

Su mano gorda descansaba contra la barandilla medio rota. El sonido contundente tras el choque del metal y la piedra resonó por los anillos en sus dedos. El hombre, Gilbert, exploraba lentamente el espacio que antes era el palacio real de Elpasa, y que ahora le pertenece.

‘¿Debería hacer todas las reparaciones?’

La terraza que comunicaba con su dormitorio estaba medio rota. Era el dormitorio del Rey.

El imperio no colonizó los países vencidos. Todos los sobrevivientes regresaron del Imperio. En cierto modo, fue una actitud generosa. Como resultado, Gilbert también aceptó a todos los ciudadanos adoptivos de Elpasa como suyos. Por supuesto, hubo quienes se negaron, pero todos se convirtieron en esclavos, independientemente de su estado.

Fue una dictadura total. Pero ya nadie soñaba con la rebelión. Ya no quedaban cimientos para suceder al reino que se había derrumbado sin poder hacer nada, de la familia real que antes era el sustento de la nación nadie sobrevivió.

Pero el populacho y la nobleza necesitaban un líder que obedeciera a quienes eran sus nuevos líderes. A pesar de que traicionó al reino, al menos Gilbert era el único que tenía una causa para gobernar el cascarón vacío que ahora era este reino.

Así que deliberadamente no reparó todo el palacio. Debía despertar constantemente la impotencia del reino a los jóvenes y nobles. Como Primer Ministro, debía racionalizar que no tuvo más remedio que darle la espalda a su reino. Y tenía que recordarles constantemente a todos el poder del Imperio.

Mirando hacia el pueblo donde estaban esparcidas las cicatrices de la guerra, de repente golpeó la barandilla con la mano.

«¡Es un humano arrogante!»

Gilbert no ocultó su ira, lo que hizo que sus labios se crisparan. Detrás de él, el caballero lo miró con cara de perplejidad. Pero su ira no estaba aquí, sino en el Palacio Imperial.

‘¡Si no fuera por mí, hubiese tenido que hacer grandes sacrificios y perdido el tiempo con grandes batallones! No saben que gracias a mí entraron al palacio real sin derramar de su sangre’.

Gilbert recordó a Duncan Graham, quien siempre fue arrogante. Ni siquiera vino personalmente a conferirle el título. En su lugar, le confirió el título de Marqués el asistente de Duncan, cuyo nombre se desconoce. Gilbert chirrió los dientes al pensar en esa humillación. Duncan no era el Emperador, sino el representante del Emperador. Sin embargo, no lo hizo él mismo, sino que incluso lo confió a sus sirvientes.

«Ven y desafíame».

‘¿Acaso olvidaste quién es el que consiguió Elpasa tan fácilmente? ¿Cómo te atreves a ignorarme así?’

Gilbert no ha visto a Duncan desde aquella única vez antes de la guerra. Aunque solicitó audiencia en innumerables ocasiones y fue a la capital, la respuesta que devolvió fue siempre la misma.

“No se permite la entrada al público”.

Sin darle ninguna razón, ninguna excusa, ninguna explicación de cuándo lo vería, siempre fue tratado como un extraño. Muchas veces me di la vuelta, rechinando bruscamente los dientes. Pero no había nada que pudiera hacer.

Era Duncan Graham.

El Palacio Imperial estaba estrictamente bajo su mando, y la nobleza de la capital era solo nominal. Todos ellos eran nobles inferiores a la familia Graham que tenían que estar a su merced. Aun así, si alguno actuaba por su cuenta, era repudiado y empujado por los otros nobles hasta que abandonara la capital. Entonces, todos los nobles que no podían tener una mansión en la capital como él, fueron relegados a las trastiendas de sus fincas a la espera la llamada de Duncan.

Solo entonces Gilbert entendió que la fama y el dominio de Duncan Graham eran mucho más fuertes de lo que había imaginado. No, en realidad no tuvo más remedio que hacerlo. 

Duncan antes era un caballero. Hace más de 10 años, tomó posesión de los Caballeros Templarios. Y después, reclamó el control del Palacio Imperial en un golpe de estado.

En ese momento, el Emperador del Imperio era un ser humano patético que pensó en mover el Palacio Imperial sin hacer nada ante la amenaza de los países independientes cercanos. La dictadura de Duncan, iniciada con el pretexto de salvar al Imperio de las invasiones de los países vecinos, ganó sucesivas guerras con los países independientes, obteniendo sólidas causas y apoyos.

Además, fue el hijo de Duncan, Alexandro Graham, quien llevó al imperio a la victoria.

‘El Archiduque ahora es venerado como un héroe del Imperio’.

Algunos nobles, cansados ​​de la dictadura de Duncan, deseaban que Alexandro Graham se convirtiera en Emperador lo antes posible. Se desconocía el motivo, pero Duncan nunca se sentó en el trono del Emperador.

Algunos dicen que fue para entregar el asiento del primer Emperador del Imperio unificado a su hijo. Pero su verdadera razón era desconocida. Alexandro ahora se estaba preparando para una ceremonia para inspeccionar los territorios de los Caballeros Templarios y el Imperio.

‘No sé, pero me siento ansioso’.

Gilbert, quien ahora gobernaba Elpasa como su señorío, también visitó otros distritos cercanos con el fin de establecer su solidaridad con los demás nobles de los que era señor.

Sin embargo, ellos fueron los primeros en dar la espalda al reino y la bienvenida a Gilbert, quien tomó la mano del imperio a cambio de un título de Marqués. Aparentemente, la parte norte del Imperio que él gobernaba era un área donde coexistían estados independientes. Toda la vecindad era un lugar tranquilo donde los antiguos reyes de Elpasa eran sus señores. Para ellos, la única guerra que han afrontado fueron los pocos días que el Imperio invadió Elpasa.

No importa cuántas cartas envíe a los señores de los alrededores, la respuesta que siempre recibo es ‘Te veré más tarde cuando tenga tiempo’. No se trataba de que estuvieran ocupados en este momento, su único significado es que no lo aceptan.

Gilbert era muy consciente de lo importante que era la solidaridad de los demás nobles.

Se preguntó quién estaría del lado de él si alguna vez alguno de ellos se convirtiera en una semilla rebelde. ¿Y si estallaba un motín en contra suya en este lugar alejado de la capital?

Gilbert miró hacia atrás. Lo escoltaban caballeros bien armados. Eran escoltas y guardias al mismo tiempo. Duncan envió a todos los caballeros de la propiedad de Gilbert con el fin de protegerlo. Había confiscado a todos los alistados Gilbert, y ahora no podía reclutar a ningún hombre porque ya ‘tenía los de Duncan’.

“Uf…”

Gilbert suspiró y siguió adelante. Dicho eso, no podía mantener sus manos quietas para siempre. Para mantener su asiento apenas obtenido, tenía que seguir llamando a la puerta de los demás señores del norte.

‘Beatrice ya debe haber muerto, ¿verdad?’

Gilbert preparó una invitación para que sus señores cercanos usaran su boda propia como una oportunidad de reconciliarse.

***

«Yo… ¿Disculpe?»

“¿Tengo que explicarlo de nuevo? ¡Irás a la ceremonia de artes marciales que comienza mañana! ¡Sí, tú! ¡Nos vas a seguir! ¡Estarás sirviendo al Archiduque!”

Trigger miró a Chloe como si estuviera frustrado y gritó en respuesta. Aun así, Chloe se quedó mirando fijamente a Trigger como una idiota.

‘A este paso, nunca lo va a entender’.

Era la primera vez que Trigger veía la estúpida expresión de Chloe así. Trigger, que solo había visto su comportamiento directo cada vez, pareció estallar en carcajadas cuando vio su expresión en blanco.

Obviamente le está contando la misma historia una y otra vez, pero Chloe no pudo evitar reírse.

‘¿Por qué yo?’

Sabía cómo era una ceremonia de artes marciales. Todo el Imperio estaba en crisis por eso. Se dijo que era un trabajo patrullar el territorio alrededor del Imperio para felicitar a los caballeros que fueron promovidos del club de artes marciales y para elevar la disciplina de los caballeros y mantener a raya a los señores.

‘También dijeron que tomaría un año… Y yo estaré participando en la marcha’.

“El Archiduque es muy… Es carismático. Sé que entiendes que es un gran honor servirle”.

Después de elegir sus palabras por un tiempo, Trigger expresó su respeto por el monarca al que tenía que servir en el futuro, en lugar de llamarlo ‘aterrador’ como había pensado originalmente.

Chloe no pudo mantener la boca cerrada ante el desastroso resultado que nunca había esperado. Nunca se me ocurrió que sería parte de la ceremonia.

Algunos de los entrenadores también participaron en la ceremonia, y lo consideraron un evento muy honorable. He oído que los conductores se jactan.

‘¿Pero yo por qué?’

Ella no podía entender del todo.

¿Por qué de repente quisieron que participara en la ceremonia y asistiera al Archiduque?

Anterior / Menú / Siguiente

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: